Café vienés

La quinta parada de mi viaje Centro Europeo la hicimos en Viena, esa ciudad de calles anchas y limpias, setos recortados al milímetro y fachadas tan barrocas que resultan excesivas que me tiene, por algún motivo que no logro a comprender, completamente arrullada.

En esta parada, la tercera en menos de un año, quisimos ir a la ópera y nos la encontramos cerrada por vacaciones, Marina nos salvó de la catástrofe tras uno de mis mayores desastres culinarios y me despedí de mi anillo de forma definitiva. En contra de lo planeado, no hubo ningún río, ni puente, ni drama involucrado.

Quizá el motivo por el que disfrute tanto de ese rincón del mundo sea porque para mí se ha convertido en una suerte de refugio, una ciudad-salvoconducto donde todo pasa y nadie sabe, y yo paseo y escribo, me pierdo y me encuentro, disfruto del silencio y bebo café.

Fue el día seis de agosto -la fecha queda marcada en uno de esos cuadernos de anotar la vida- cuando escuché un violín. Temblaba en su silencio, con voz tímida, aguda, continua reverberación en medio de la calle agitada. Lo sostenía una muchacha demasiado joven como para saber nada pero con las canas propias de quien ya lo sabe todo, medias de colores y ojos cerrados, de pie junto al teclado que la acompañaba.

Yo he leído, y he leído de personas que son capaces de crear música con todo el cuerpo, como si forzasen a la música a trascender las ondas que la componen y convertirse en un ente extraño, irreverente, en el que nunca había creído. Ocurre que existe y que ella lo lograba, tranquilamente, mientras tocaba con las yemas de sus dedos, y con el arco que sujetaba, y con sus ojos cerrados y su sonrisa callada. Tocaba con el bamboleo de su torso, con un moño desecho sujetando su pelo, incluso con la mirada de su amiga, cómplice y silenciosa, admirada y admiradora.

Recuerdo mirar embobada, tropezar, sentarme en el suelo y sacar mi cuaderno -el de anotar la vida- para que aquél momento no se me olvidara.

Lo rompió, en menos de un instante, la burocracia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s