Abobrinha

Marta, you shouldn’t work as much.

Como si no supiese ya que mis horas de sueño están limitadas y que tener que abrir mi agenda si quiero ir a tomar un café es ridículo. Que me dejen en paz, yo solo quiero calabacines y felicidad.

Advertisements