Quick update

He estado desaparecida durante las dos (¿tres?) últimas semanas, entre unas vacaciones otoñales en Viena con mi madre; un par de días ocupados en Mostar; un viaje fallido a Stolac, apenas a media hora de Mostar, y otro inesperado a Pristina, a diez horas en coche -diecisiete en autobús-.

Ahora, de vuelta en Mostar -de vuelta en casa- escribo un par de líneas rápidas para recordar que, contra todo pronóstico por haber ido en un coche conducido por Mateusz, sigo viva… ¡y pelicorta!

Por cierto, en las fotos he incluido algunas de las que hice en Dubrovnik. De Viena no hay porque alguien no me las ha pasado…

Advertisements