Time flies

Hoy hace doce días que mi verano de locura acabó y que terminé de sacar la ropa de mi última maleta.

(Vale, sí, la maleta sigue teniendo cosas por sacar…)

Han sido dos meses impresionantes, y no me podría haber imaginado una mejor compañía durante todo este tiempo, desde mi clase en Roma hasta mi hermana (por mucho que me pese decirlo, también la quiero, a veces, cuando no se pone muy pesada), pasando por mi increíble semana londinense, el campamento de orientación y mi título de buceadora (¡¡puedo sumergirme hasta dieciocho metros!!).

Ahora queda lo más duro: compras de último momento que nunca fallan; problemas burocráticos (bendito notario, ex alumno de UWC Atlantic, al que le estaré eternamente agradecido); conversaciones llenas de preguntas con mis dos segundos años, Mario y Carme; maletas y la parte más odiada y siempre temida: los abrazos de despedida.

Así que aprovecho este post para decir que fue bonito mientras duró, que lo disfruté como nunca y que no puedo esperar a llegar a Mostar y comenzar mi nueva vida allí.

Por último, dejo algunas fotos del verano (abuela, sé que te gustan) para dar un poco de color a esta entrada tan aburrida. Lo siento, es tarde, estoy cansada, y si sigo posponiendo esto nunca lo escribiré.

Buenas noches, mundo.

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements

Locurano

La maleta está cerrada, las despedidas han tenido lugar, ha habido lágrimas, risas nerviosas, miradas con levantamiento de ceja *guiño, guiño, codazo, codazo* y…

*redoble de tambor*

¡ ¡ ¡ N O S   V A M O S   A   R O M A ! ! !

Y así doy comienzo a mi locurano (nótese la calidad del juego de palabras entre locura y verano) del que tenía pensado escribir el viernes cuando dio comienzo de manera oficial tras la presentación del (puto) Grupo 4… Pero me liaron y me quedé en la primera rotonda y para cuando llegué a casa ya como que no era momento, y hoy he ido a la Feria del Libro* y he llegado tarde y, y, y vamos, que me ha dado una pereza terrible. Y con lo tarde que es, dejaré lo de analizar mi locurano (con calendario, mamá, que te me pierdes) para la vuelta.

Ay, qué felicidad.

*- ¿Ha sido genial, Marta?

+ No, ha sido mejor.

– ¿Cómo otros años?

+ Aún más increíble… Estaban los mongoles, Alberto Garzón, Rosa Montero…

– Entonces te habrán firmado un montón de libros, ¿no?

+ PUES NO, PORQUE SOY RETRASADA Y NO MIRO QUIÉN VA Y NO LLEVO NI UN LIBRO ENCIMA.

Menudo drama.

(No sé en cuántos sitios habré puesto este enlace ya…)