Decálogo (de once) sobre la (mi) felicidad

Los cuatro días de paz interior que llevo en Viena me han llevado a pararme a pensar, finalmente, en mí. Es curiosa la forma en la que he evitado que mis ideas anclen en mi existencia, cómo me he escapado de mí y de qué manera este escondite me ha llevado a preocuparme más por otros que por mí.

Sentada en una cafetería inglesa me he puesto a hacer listas, listas, listas. Odio las listas, pero supongo que mi mente es demasiado matemática como para no agradecerlas de vez en cuando. No sé por qué tengo la necesidad de mostrar el resultado. Quizá crea que hacerlo público lo oficializará. Independientemente, aquí queda.

DIEZ (ONCE) CAMBIOS PARA UNA VIDA MÁS FELIZ

1. Dejar de atender todos y cada uno de los eventos propuestos. Los bombardeos están bien cuando da tiempo a respirar entre medias.

2. Beber y comer para disfrutar.

3. Estudiar. Disfruto con lo que hago. No tiene sentido hacer las cosas a medias, o mal.

4. Instalar “stay focused”. Hay demasiado facebook en mi vida.

5. Dejar de matar horas como si el tiempo fuese un manantial inagotable.

6. “Futuro” debe ser emoción, no tortura. Algo saldrá, y saldrá bien. Punto.

7. Escuchar más, ser menos cabezota.

8. Ver más cine. Llenar mi libreta al respecto.

9. Leer más. Escribir.

10. Pasar tiempo conmigo. Solo conmigo.

11. Buscar la manera de ser, simplemente, yo. Actuar en consecuencia.

En Viena, a 20 de abril de 2014. Los Celtas estarían orgullosos.

Una gran persona (de quien hablaré en otro momento) me gritó hace menos de una semana en una cafetería por imponer las novedades referentes a la gente que quiero en nuestra conversación cuando ella preguntaba por mí misma. Por ser la culpable del egocentrismo en el que se han sumido mis pensamientos en los últimos días, dedico estas reflexiones a la chica de la poesía modernista.

Supongo que el pesimismo no está del todo mal si reduce el conformismo.

Advertisements

Actualización

Alguien se ha dado por aludida y ha enviado fotos vienesas. Aquí dejo mi selección particular para vuestro disfrute.

 

P.D: Soy consciente del egocentrismo de estas fotografías, pero me tocó una semana de desinspiración artística y no hice casi ninguna.